¿QUÉ ES Y QUÉ TIPO DE TRABAJOS SE CONSIDERAN TRABAJOS VERTICALES?

Ago. 2021

 

¿Necesitas realizar algunas actividades en diferentes alturas y no estás seguro de si es un trabajo vertical? Los trabajos verticales se han convertido en una constante necesidad, sobre todo en las grandes ciudades. Son una solución indispensable en la mayoría de los casos. Por eso, a continuación, te hablaremos sobre lo que es un trabajo vertical y los diferentes tipos que hay.

¿Qué es un trabajo vertical?

En una forma sencilla se define como todo aquel trabajo que requiere de dispositivos específicos para realizar trabajos suspendidos en el aire. Los materiales, herramientas a utilizar pueden ser andamios, cuerdas, cables entre otros. Son principalmente actividades que sirven de apoyo a una obra de construcción. Sin embargo, siguen siendo indispensables después de que la obra haya concluido.
En este sentido, actualmente hay muchos edificios que necesitan de trabajos verticales para ciertos mantenimientos y otras actividades. Al ser construcciones a las que resulta difícil el acceso en ciertas zonas, se hace necesario contar con expertos en este tipo de labores. Así, se realizan las labores y esto se logra en menor tiempo y también con un coste bastante accesible.
Ahora bien, el trabajo vertical se puede realizar en dos formas diferentes según el dispositivo elegido. Serían las siguientes formas:

Trabajos verticales con andamios

El método más antiguo y tradicional que se conoce es el uso de andamios. Los andamios son estructuras que se unen para llegar hasta la altura requerida y cumplir allí con la labor a desempeñar. Es un método bastante seguro, y de hecho utilizado durante muchos años. Sin embargo, en algunos casos no resulta el más efectivo. Por ejemplo, cuando es difícil el acceso al área a la que se quiere llegar.

Trabajos verticales sin andamios

Este es el tipo de trabajo vertical más actual, práctico y también seguro. En este caso, el técnico queda suspendido en el aire, pero sujetado a través de equipos de protección especial. Por ejemplo, están aprobados los arneses, las cuerdas entre otros. Es un sistema bastante aceptado porque permite llegar a todo lugar sin complicaciones. Incluso, si la actividad fuera en profundidad, como un pozo u otro similar.

 

¿Qué se considera un trabajo vertical?

En el grupo de trabajos verticales podemos incluir tanto los que se hacen en alturas como en profundidades. Siempre que sea necesario aplicar habilidades y los dispositivos mencionados, se incluyen en este grupo. Dicho ésto, se analiza qué tipo de dispositivo se usarán para que resulten más convenientes y prácticos para la actividad. Así se cumple satisfactoriamente el trabajo.
Dentro de los trabajos verticales más comunes, podemos destacar el siguiente listado:

Rehabilitación de fachadas

Todos los edificios requieren un mantenimiento constante, y las rehabilitaciones de fachadas forman parte de estos. Según las inclemencias del tiempo y hasta de los materiales utilizados, quizás tengan que adelantarse algunas. Como las fachadas están a un nivel de altura elevado, vas a necesitar llegar allí de manera segura. Por eso, cualquiera de estas se considera trabajo vertical.

Impermeabilizaciones en altura

Las impermeabilizaciones abarcan diferentes tipos de materiales y escenarios. Por ejemplo, se encuentran las cubiertas, las juntas de dilatación, las ventanas y vidrieras, los recubrimientos y demás. Todas estas actividades requieren de una persona que suba al lugar específico y realice la corrección. Por eso, se les incluye dentro de las actividades conocidas como trabajo vertical.

Servicios de pintura

La pintura de un edificio, sin duda alguna también es parte de los trabajos verticales. En este sentido, estamos seguros de que los edificios de gran altura deberán contratar estos servicios. Pero, aún si se tratara de edificaciones más pequeñas, de unos pocos pisos, se necesitará de personal especializado. En estos últimos se puede elegir entre el uso de los andamios o la suspensión de los técnicos.

Limpiezas especiales

En el marco de las limpiezas debemos incluir todo lo que afecta la buena imagen de un edificio. De allí que, incluimos limpiar la fachada, las plantas que se encuentran en muros, y sobre todo, los cristales. Esta es una faena que debe realizarse con regularidad, puesto que está en juego la buena apariencia. Y con personal experto es posible extender un poco los tiempos entre cada mantenimiento.

Reparaciones en altura

Los edificios también experimentan daños que requieren de una reparación inmediata. Algunas de las más conocidas son: la reparación de los bajantes, los canalones, las chimeneas, los morteros y las estructuras de hormigón. Estas labores se deben atender con una empresa de trabajos verticales especializada. De esa manera se coordina eficazmente a un experto en estas reparaciones y se reducen los riesgos por caída.

Instalaciones especiales en alturas

Existen cierto tipo de instalaciones que deben ser atendidas como trabajos en altura. Estas pueden ser: antenas, cables, vidrieras y ventanas, sistemas de iluminación, celosías, pararrayos y otras similares. Para estos casos, principalmente las empresas encargadas del servicio se aseguran de incluir el trabajo vertical. Es decir, esta faena forma parte de la solicitud realizada a esa compañía.

Otros trabajos verticales

Existen algunos trabajos verticales que no tienen que ser en la altura de un edificio. Estos pueden ser en plantas industriales o incluso en profundidad. Por ejemplo, un mantenimiento industrial a una planta o incluso a aerogeneradores. Además, algunas estructuras profundas, tales como pozos, silos y otros, también entran en el grupo de trabajos. Para estos casos se necesita de nuevo contar con las herramientas y la experiencia en este sector.

 

Necesitas una empresa especializada para realizar con seguridad los trabajos verticales

¿Realmente necesitas de una empresa especializada para estos trabajos? La respuesta es un simple sí. Es cierto que algunas personas consideran que estas labores las puede realizar cualquier persona, aunque no tenga experiencia. Sin embargo, este tipo de actividad implica riesgos que solo pueden ser asumidos por personal entrenado y cualificado. De manera que, lo mejor es contactar a una empresa.
Y en Madrid tienes la oportunidad de hacerlo, puesto que existen empresas especializadas en este sector. Estas empresas realizan trabajos verticales en comunidades de propietarios, a particulares y empresas. Así, tienes la solución en tus manos, de una forma segura, responsable y más eficaz. Entonces, es momento de contactar a los expertos para asesorarte y completar la tarea y trabajo pendiente.